Cómo preparar una centolla

Cómo preparar una centolla

En este post te contaremos algunas características de la centolla y cómo prepararla para triunfar con tus comensales en Nochevieja. Recuerda que en el Take Away de Bálamo puedes llevarte el producto a la mejor relación calidad-precio y directamente del cocedero a tu mesa.

Pasaremos un poco por alto el debate de si centollo macho o centolla hembra… ambos están buenísimos y dependerá de las preferencias personales. En estas fechas se suelen cocinar más centollas porque en esta época vienen a punto de desovar, con “mirillas” o “corales” que son exquisitos. Pero elijas lo que elijas, te llevarás a tu casa un gran protagonista para la comida.

Si vas a cocer el marisco en tu casa, nosotros te recomendamos que la cuezas de manera tradicional. En Bálamo ponemos al fuego agua fría con sal gorda y laurel e introducimos el marisco vivo. Cuando empieza a bullir cada tipo de marisco tiene un tiempo de cocción, en este caso el centollo y la centolla tienen un máximo de 15 minutos.

Una vez cocida, lo ideal es esperar a que la carne esté templada para que sea más compacta a la hora de quitar el caparazón y el intestino. Le quitamos también las patas y, con un martillo, le damos unos golpes secos con cuidado de no aplastarlas. Con esto conseguiremos que cuando lleguen nuestros comensales, sea más fácil para ellos aprovechar la carne de las patas sin ponerlo todo perdido.

Tenemos que retirar del cuerpo con un cuchillo las branquias de la centolla, que no son comestibles. Con una maza, podemos quitar la lengüeta, el cerebro o la glándula verde, aunque si tienes fuerza en los dedos tan vez puedas hacerlo con las manos.

Una vez tenemos la carne de la centolla, emplatamos en una bonita fuente el caparazón, con la carne dentro, y las patas a los costados. ¡Y ya tendrás una mesa la mar de deliciosa y elegante!

Puedes consultar nuestra carta de Take Away haciendo click aquí.

Y haz click aquí si quieres reservar una mesa con nosotros.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>

Todo sobre el perejil

Todo sobre el perejil

En el salpicón de marisco, en el aliño de las zamburiñas y en el de las navajas, con el bogavante, para hacer pescados a la plancha… el perejil es un ingrediente estrella en nuestra cocina. Conocido por sus múltiples propiedades vitamínicas y el poder de darle ese toque de sabor y decoración a cualquier plato, el perejil es uno de los grandes básicos de la cocina. ¿Quieres saber más sobre él?

Desde la edad Antigua, se utilizó como antibiótico y también como remedio para la calvicie. En le Edad Media se popularizó en Europa de la mano de Carlo Magno, quien mandó que se plantara en su jardín para que pudieran tener siempre un poco de perejil en su cocina. Y ya desde este momento, comenzaron numerosas supersticiones como que si alguien plantaba perejil en tu casa daba mala suerte, que siempre hay que coger el perejil de huerta ajena o que si lo plantas en Jueves Santo da buena suerte.

Como alimento se considera muy beneficioso para la salud porque tiene múltiples vitaminas como las K, A y C además de hierro, magnesio y es alto en fibra. Para las dietas no te hará falta prescindir de él, pues tan solo tiene 59 calorías por cada 100 gramos. Es decir, es todo un superalimento. Y es que 25 gramos de perejil aportan tanto hierro como un filete, por lo que es bueno para la anemia, y también para aquellos que sufren de reuma porque es un antiinflamatorio natural.

En la gastronomía española el perejil es un alimento muy presente, tanto para carnes como para pescados, para hacer salsas o incluso para poner en las ensaladas. Como decíamos al principio, nosotros lo utilizamos para hacer nuestros pescados a la plancha, hacer aliños para mariscos o como toque final para el salpicón o el bogavante.

Si leyendo este post te han entrado ganas de probar alguno de nuestros platos, haz tu reserva pinchando aquí.

 

Patatas caseras de Bálamo

Patatas caseras de Bálamo

Si conoces bien Bálamo, probablemente en alguna de tus visitas hayas podido conocer nuestras patatas fritas estilo chip. Unas patatas que dan mucho de qué hablar, especialmente por su enorme tamaño. Muchos nos preguntáis dónde se pueden comprar, pero es que… ¡las hacemos nosotros!

En nuestra oferta gastronómica queríamos sorprenderos con unas patatas fritas diferentes. Tras mucho probar, llegamos a esta receta para poder crear el acompañante perfecto para cualquier plato y que además se puede pedir como ración. Todo un manjar que servimos siempre recién hechas.

Las deliciosas chips caseras que ponemos con algunos platos, como el lomo de vaca, las hacemos entre los fogones de la cocina de Bálamo. Para ello nos ayudamos de dos máquinas especiales para hacer las mejores patatas fritas: una para pelar las patatas y otra para cortarlas. El truco está en esta última, cuanto más finas sean las rodajas más crujientes quedarán luego.

Una vez tenemos estas patatas ya cortadas en rodajas, las tenemos que freír. Recomendamos utilizar siempre aceite de oliva virgen extra para tener el mejor de los resultados. Unos siete minutos suelen ser necesarios para tener nuestras patatas listas, pero puede depender de la cantidad, el grosor, la temperatura del aceite… ¡hay que tener buen ojo!

Finalmente, cuando las sacamos, como en todas las casas, las colocamos encima de una servilleta para que escurra bien el aceite. Ya sólo queda añadir sal y están más que listas para ponerlas como guarnición o para comerlas como aperitivo. ¡No te olvides de que si te gustan puedes pedir una ración entera de nuestras patatas caseras!

Así es como nuestras patatas pasan a ser esas deliciosas chips caseras crujientes que muchos deseáis. Si seguís nuestros pasos seguro que en casa os salen tan bien como a nosotros, ¡y sorprenderás a todos con estas chips caseras! Para ver la receta completa, mira este vídeo que hicimos haciendo click aquí.

Haz tu reserva pinchando aquí.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>

Cogotes de merluza de pincho

Cogotes de merluza de pincho

Como sabéis, en Bálamo nos sentimos muy muy orgullosos de la materia prima con la que trabajamos: pescados, mariscos, carnes, etc de gran calidad que consiguen enamorar a nuestros clientes. Uno de esos productos son los cogotes de merluza de pincho, el corte más delicioso de este rico pescado.

Y ¿porqué sólo trabajamos con merluza de pincho? La respuesta es sencilla, simplemente porque es la de mayor calidad. Se captura una a una con anzuelo. Esto hace que su carne mantenga todas sus propiedades.

Sobre este pescado tan especial, deciros que la merluza forma parte de los pescados blancos, contiene proteínas, ácidos grasos omega 3, selenio, fósforo, vitamina B12 y niacina.

Los deliciosos cogotes son una de las mejores partes de este riquísimo pescado, la merluza de pincho. Este corte incluye la cabeza sin dientes, parte de la ijada (vientre) y parte de los lomos. Para disponer de un jugoso cogote, el corte se debe de hacer de una merluza con un tamaño considerable.

Hoy vamos a compartir con vosotros, cómo se preparan los cogotes de merluza de pincho a la plancha.

En Bálamo, todo comienza en Mercamadrid donde acude cada mañana Macario nuestro Director de compras, quien selecciona merluzas de pincho de entre 5 y 6 kg. Una vez en el restaurante, realizamos el corte para sacar de cada merluza 2 cogotes de unos 500 g y ahí empieza el cocinado.  La manera que tenemos de cocinar esta delicia es a la plancha. Uno de los cocinados que más resalta las cualidades de este pescado.

Como ya os hemos contado en otras ocasiones, este es el verdadero secreto de nuestros platos, la calidad del producto y el mimo con el que se realiza cada cocinado.

Aquí tenéis esta fácil receta con la que triunfaréis seguro, Cogotes de Merluza a la plancha.

Dificultad: Fácil

  • Cortamos un cogote de merluza de pincho de aproximadamente unos 500 g.
  • Salpimentamos y lo ponemos en la plancha con aceite de oliva virgen extra.
  • Lo marcamos por ambos lados durante unos 5 minutos cada lado.
  • Retiramos y ponemos en un plato.
  • En una sartén aparte ponemos a calentar aceite de oliva virgen extra y agregamos ajos laminados y una guindilla y lo dejamos dorar.
  • Agregamos un poco de vinagre de vino blanco.
  • Lo echamos todo por encima del cogote.
  • Echamos un poco de perejil por encima y lo acompañamos con unas patatas cocidas o verduras de temporada.

Nunca fue más fácil disfrutar de un delicioso plato.

Os esperamos en Bálamo.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>

What do you want to do ?

New mail

Ensalada de bacalao, una receta nutritiva y fresca

Ensalada de bacalao, una receta nutritiva y fresca

Hoy queremos compartir con vosotros nuestra riquísima y sencilla receta de ensalada de bacalao, un plato muy fácil de hacer, lleno de nutrientes y perfecto para los días de calor del verano en los que tampoco quieres dedicar mucho tiempo a la cocina.

Pero antes de contaros cuáles son sus ingredientes, queremos dedicar un momento a saber un poco más sobre este pescado tan versátil que se presta a muchas maneras diferentes de cocinado, desde bacalao al horno, a la plancha, frito, con salsa, en revuelto o como os enseñamos hoy en ensalada.

El bacalao es uno de los pescados con menor contenido en grasa (alrededor del 1% de su peso), por lo tanto bajo en calorías. Perfecto para mantener una dieta equilibrada y sana.

Además, la poca grasa que contiene está formada por ácidos Omega-3, que como os hemos comentado en otras ocasiones son un gran aliado para reducir el nivel de colesterol de nuestro organismo. También tiene propiedades anti-inflamatorias y protege nuestro sistema cardiovascular.

Este pescado blanco es rico en Zinc, Fósforo, proteínas, Selenio y Vitamina D, que mejoran nuestra concentración y rendimiento intelectual.

Pero más allá de todos los beneficios que nos puede aportar, también tenemos que destacar su sabor y la textura suave de su carne que hacen de él un pescado perfecto para cualquier cocinado, y especialmente fácil de comer para niños y mayores, aunque no sean muy fans del pescado.

Y ahora que ya sabemos un poco más sobre el bacalao, aquí tenéis los ingredientes para hacer en casa nuestra “Ensalada de bacalao”: Seguro que triunfaréis 😉

🔸Escarola
🔸Aceite de oliva extra virgen
🔸Salsa de tomate (tomate, comino, sal, pimienta negra, ajo fresco, aceite de oliva extra virgen)
🔸Bacalao desalado marinado en cítricos (desmenuzado)
🔸Brotes de rabanitos
🔸Sal maldon

¡Buen provecho!

Te contamos cómo preparamos nuestras chips caseras

Te contamos cómo preparamos nuestras chips caseras

Nuestras deliciosas chips caseras dan mucho de qué hablar y es por ello, que en el post de hoy os vamos a contar cómo las preparamos. Os animamos a que las preparéis igual en casa.

  1. Lavamos las patatas con agua fría, dejándolas un minuto bajo el chorro de agua
  2. Pasamos a pelarlas a través de nuestra máquina. Vosotros las podéis pelar manualmente con un cuchillo o con un pelador directamente.
  3. Posteriormente, nosotros pasamos las patatas ya peladas por la máquina cortadora. Vosotros podéis hacer este paso manualmente como el anterior, cortando las patatas en rodajas muy finas.
  4. Ponemos a calentar aceite de oliva virgen extra, una vez esté hirviendo, colocamos las patatas en la freidora, alrededor de siete minutos (dependiendo de la cantidad)
  5. Luego las sacamos y las colocamos encima de una servilleta para que escurra el aceite.
  6. Finalmente, espolvoreamos sal al gusto y ¡voilá!

Así es como nuestras patatas pasan a ser esas deliciosas chips caseras crujientes que muchos deseáis. Ahora que tenéis nuestra receta, podéis poneros manos a la obra. No olvidéis contarnos qué tal os quedaron.

https://youtu.be/KFjfFt2-W-s

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>