En este post te contaremos algunas características de la centolla y cómo prepararla para triunfar con tus comensales en Nochevieja. Recuerda que en el Take Away de Bálamo puedes llevarte el producto a la mejor relación calidad-precio y directamente del cocedero a tu mesa.

Pasaremos un poco por alto el debate de si centollo macho o centolla hembra… ambos están buenísimos y dependerá de las preferencias personales. En estas fechas se suelen cocinar más centollas porque en esta época vienen a punto de desovar, con “mirillas” o “corales” que son exquisitos. Pero elijas lo que elijas, te llevarás a tu casa un gran protagonista para la comida.

Si vas a cocer el marisco en tu casa, nosotros te recomendamos que la cuezas de manera tradicional. En Bálamo ponemos al fuego agua fría con sal gorda y laurel e introducimos el marisco vivo. Cuando empieza a bullir cada tipo de marisco tiene un tiempo de cocción, en este caso el centollo y la centolla tienen un máximo de 15 minutos.

Una vez cocida, lo ideal es esperar a que la carne esté templada para que sea más compacta a la hora de quitar el caparazón y el intestino. Le quitamos también las patas y, con un martillo, le damos unos golpes secos con cuidado de no aplastarlas. Con esto conseguiremos que cuando lleguen nuestros comensales, sea más fácil para ellos aprovechar la carne de las patas sin ponerlo todo perdido.

Tenemos que retirar del cuerpo con un cuchillo las branquias de la centolla, que no son comestibles. Con una maza, podemos quitar la lengüeta, el cerebro o la glándula verde, aunque si tienes fuerza en los dedos tan vez puedas hacerlo con las manos.

Una vez tenemos la carne de la centolla, emplatamos en una bonita fuente el caparazón, con la carne dentro, y las patas a los costados. ¡Y ya tendrás una mesa la mar de deliciosa y elegante!

Puedes consultar nuestra carta de Take Away haciendo click aquí.

Y haz click aquí si quieres reservar una mesa con nosotros.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>