¿Sabías que más allá de la de la parte estética, el jardín vertical interior de Bálamo desarrolla una función medioambiental?

Pues si, es el pulmón del restaurante y contrarresta parte de la huella de carbono que produce la actividad del restaurante. Además, ganamos en sostenibilidad no solo por su gran tamaño (como sabéis es el jardín interior más grande de Europa), sino también gracias a los 3 grandes árboles naturales que presiden Arrecife, espacio en el que también podemos disfrutar del frescor de diferentes tipos de plantas, que le dan un soplo de aire fresco a nuestro espacio.

Está claro, que para nosotros la intervención paisajista es clave a la hora de ofrecer un espacio acogedor y diferente para nuestros clientes. Las diferentes especies vegetales que se encuentran por todas las salas de Bálamo, absorben el CO2 y lo transforman en oxígeno, compensando la huella de carbono que todos generamos. Un solo árbol puede capturar y fijar grandes cantidades de carbono, retirándolo de la atmósfera.

Además de ser precioso, nuestro jardín interior no necesita casi mantenimiento, gracias a la instalación domótica. Su consumo de agua es de 40 litros y se nutre de luz natural evitando la contaminación lumínica.

Como consecuencia, nuestro jardín vertical aporta ob los siguientes beneficios que aporta a la atmósfera:

  • Produce el oxígeno necesario para que respiren 350 personas al año.
  • Capta 45,5 kilogramos de polvo por año.
  • Filtra 234,5 toneladas de gases nocivos por año.
  • Atrapa y procesa 94,5 kilogramos de metales pesados.
  • 500 plantas de 30 especies diferentes.
  • 350 metros cuadrados, con 10 metros de altura y 35 de ancho.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>