Aprovechando que muchos de vosotros venís a Bálamo a comprar marisco cocido para llevar a casa y preparar vuestras deliciosas recetas en vuestras propias cocinas, en el post de hoy os traemos unos cuantos tips para conservar el pescado fresco en el caso de que un día os vayáis por la opción de comprarlo crudo.

 

¡Vamos!

 

Si bien es cierto que el pescado fresco cuando mejor está es cuando se consume fresco del día, también es posible disfrutarlo pasados unos días, siempre y cuando sigáis una serie de tips para que su sabor y sus propiedades se conserven. Os contamos aquí:

 

  1. Es importante saber que podemos mantener el pescado fresco un máximo de dos días en el refrigerador para que conserve todas sus propiedades y nutrientes. Según lo compráis es importante lavarlo bien y quitarle las vísceras.
  2. Cuando ya tenéis limpio el pescado, conviene colocarlo encima de un plato y envolverlo con un trapo ligeramente húmedo en la zona más fría del refrigerador para mantenerlo más fresco.
  3. Si lo que queréis es congelarlo, el proceso varía un poco. Podéis colocar el pescado en una bandeja apta para el congelador y envolverlo en papel film sin lavarlo antes. El proceso de limpieza lo haréis una vez esté descongelado.
  4. Es importante congelar el pescado en diferentes bandejas o paquetes, según el tipo de pescado para que no se mezclen sabores.
  5. Si vais a consumir una pieza que ha sido congelada, conviene descongelarla dentro del refrigerador y no a temperatura ambiente. Para ello, debéis descongelarla 24 horas antes de su consumo.
  6. Si vais a tomar el pescado crudo, conviene en cualquier caso congelarlo para evitar el anisakis (una larva que puede permanecer en algunos pescados). Congelar la pieza por 72 horas previene un posible contagio.

 

Esperamos que llevéis a cabo estos tips que os hemos compartido para que disfrutéis de todas las propiedades más ricas de los pescados que lleváis a casa.

 

 

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>