A que más de una vez te han dicho que beber agua durante las comidas dificulta la digestión. Quizá te lo hayas creído del todo o se te haya quedado rondando en la cabeza pero, ¿cómo de cierto es esto? Pues muy poco, y en el post de hoy vamos a contártelo.

Dicen que el agua diluye los jugos gástricos y sí, esto es cierto, pues el líquido elemento aumenta el volumen del contenido estomacal sin añadir una sola gota extra de ácido, lo cual provoca que las sustancias químicas creadas para romper los alimentos y convertirlos en una sustancia consumible, no sean tan efectivas como deberían serlo.

Indagando sobre el tema, nos hemos encontrado con el libro Comer o no comer del periodista español Antonio Ortí y las expertas en nutrición Ana Palencia y Raquel Bernacer, en el que dedican un capítulo entero a los mitos y verdades sobre el agua. En este, afirman que beber agua durante las comidas, estimula el funcionamiento de los riñones y contribuye a un buen equilibrio hídrico.

Por otro lado, escuchamos también acerca de aquellas dietas disociadas en las que no está permitido beber agua cuando se ingieren hidratos de carbono ya que supuestamente “dificulta la digestión”. Sin embargo, las especialistas en nutrición de Comer o no comer,  señalan que esta medida provoca que alimentos como las papas, el pan, el arroz y otros ricos en carbohidratos engorden más.

Nuestro cuerpo está alrededor de un 70% compuesto por agua y sin duda, nos pide dos litros diarios de agua para mantenernos sanos y contar con una digestión ideal, por lo cual no podemos dejar pasar esta necesidad básica.

Y tú, ¿cada cuánto bebes agua? Compártenos tus rutinas en los comentarios y cuéntanos en qué momentos del día bebes agua. Finalmente, ¿con comidas o sin comidas? Nosotros, definitivamente todo el rato.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>