El vino es un imprescindible en todas las reuniones, ya sea con amigos o con familia. Es perfecto para combinar con la comida, nos permite disfrutar y realzar diferentes sabores. Para ello, es fundamental conservarlo correctamente, cosa que de primeras puede resultar un poco complicada, porque no todos podemos montarnos una “bodeguita” en casa. En el post de hoy vamos a explicar consejos básicos, pero muy útiles, para tener el vino en perfectas condiciones:

·      Para que la botella mantenga las propiedades del vino en perfecto estado, la temperatura es esencial. Lo ideal es una temperatura entre 8 y 12 grados, y para los blancos y rosados entre 6 y 8 grados. Por norma general nunca deben superar los 15 grados.

·      Otra característica fundamental es el lugar. Se recomienda guardar el vino en una zona fresca lejos de la humedad, el ruido y la luz, ya que estos factores estropean la calidad del vino e impiden que este se oxide.  

·      A la hora de guardar una botella, es aconsejable colocarla en posición horizontal, de esta forma se disminuye el contacto del aire con el vino y, se evitan las oscilaciones de la botella. Pero si se trata de un vino espumoso (cava, champán, etc.) debe colocarse el vertical, ya que el gas carbónico tiende a subir, y esto permite que el tapón mantenga un perfecto nivel de humedad, lo que favorece su conservación.

·      Por último, la botella siempre debe taparse con su propio corcho. La corteza de alcornoque es un material que conserva el vino aportándole la mínima oxigenación que necesita para su maduración.

 

En Bálamo restaurante contamos con una elegante e impresionante bodega de cristal, que permite una perfecta conservación de este producto estrella y que, además, contiene una selección especial de los mejores vinos.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>