Desde el año 2007 se celebra cada primer viernes del mes de agosto el Día Internacional de la Cerveza, una celebración que empezó en un bar de Santa Cruz (California), y que ahora se ha convertido en una tradición mundial. Se estima que alrededor de 50 países festejan este día y es que no es de extrañar, es una bebida a la que es difícil resistirse.

Se dice que tuvo su origen en Oriente Medio, en el pueblo sumerio donde el arte de preparar la cerveza era bastante común, sobre todo entre las mujeres. Más tarde empezaron a aparecer catadores y expertos, pero fueron los Egipcios los primeros en comercializarla, conocida como “zythum”. Le añadieron ingredientes que potenciaban el aroma y el color, y se hizo tan popular que se podrían pagar impuestos con ella.
En nuestro país, actualmente es sin duda la protagonista de muchas reuniones con amigos y familia. Según el informe socioeconómico del sector de la cerveza, en 2018 en España se produjeron 38,4 millones de hectolitros de cerveza, convirtiéndose así en el 4º país productor de la Unión Europea y el 11º a nivel mundial. Con lo que respecta al consumo, este último año se bebieron en España más de 40,16 millones de hectolitros, siendo el 67% en bares y restaurantes. Además, otro estudio realizado por Cerveceros España destaca que el 31% de cerveza se consume en verano, lo que equivale a 11 millones de hectolitros. Y es que en verano los aperitivos, comidas y cenas fuera de casa se multiplican, y la cerveza es la bebida elegida en las comidas para el 90% de los españoles.
Un auténtico placer que, además, siempre y cuando moderemos su consumo tiene beneficios, como por ejemplo: previene la aparición del colesterol, es rica en antioxidantes y vitaminas beneficiosas para las enfermedades cardiovasculares y favorece la hidratación.
¡Muchas cosas que celebrar!

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>