Algo de lo que disfrutamos mucho durante las vacaciones es de comer, ya sea en chiringuitos, bares, restaurantes, en la arena, o incluso cuando hacemos alguna parada por casa. Un placer de la vida que hace que saboreemos aún más esta época de relax. En especial, uno de los alimentos que más nos apetece disfrutar es el marisco.

En el post de hoy os vamos a hablar en concreto de los mejillones, que es el gran protagonista de muchas reuniones veraniegas. Este molusco cuya concha es negra y en su interior destaca el color anaranjado, es sin duda una joya gastronómica. Es un alimento con numerosas propiedades, entre ellas:

  • Es muy rico en proteínas, ya que una taza de mejillones contiene el 30% de la cantidad recomendada por cada persona.
  • De todos los mariscos es el que más omega 3 contiene, una sustancia muy beneficiosa para los huesos y las articulaciones.
  • Apenas tienen calorías, son una fuente de energía debido a la gran cantidad de yodo que poseen.
  • Gracias a la presencia de vitamina C, son un remedio perfecto para lucir una piel ideal, ya que es un nutriente antioxidante.

En definitiva, un alimento estrella. Muy ricos y sencillos de hacer, eso sí, ¡siempre y cuando se limpien bien! Pero eso es muy sencillo… Aquí te damos las pautas:

Antes de nada, hay que ver si están en buen estado. Para ello, el mejillón debe estar fuertemente cerrado porque eso significa que está vivo. Pero a veces nos los encontramos abiertos. En este caso, el mejor truco es darle un golpecito contra la mesa, y si la concha se cierra, significa que todavía está vivo y es apto para su consumo. Al tratarse de una concha, suelen tener tierra y las famosas “barbas” o briozoos. El primer paso para limpiarlos es colocarlos en un escurridor, echarles agua a presión y lavarlos con las manos. Después, con unas tijeras, hay que cortar las barbas que estén atrapadas entre el caparazón, pero nunca se deben arrancar ya que podríamos rasgar la carne. Por último, los limpiamos con un estropajo de alambre para quitar el resto de los residuos orgánicos. ¡Facilísimo!

Si después de leer este post te ha entrado antojo de mejillones, tenemos la solución, en Bálamo ofrecemos unos mejillones al vapor exquisitos y con un sabor puro a mar.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>