Este pescado, perteneciente a la familia de los Lófidos, está considerado uno de los pescados más feos que se pueden encontrar en las profundidades del mar, pero sin duda posee una carne muy valorada.

Tienen un físico muy característico, a simple vista son “raros” pero lo cierto es que su morfología está adaptada a que puedan sobrevivir. Para evitar cualquier ataque tienen distintas espinas en la cabeza, sus aletas, las dorsales y las ventrales están situadas en el reverso de la cola y los dos pectorales tienen aperturas bronquiales detrás de cada. En cuanto a sus huesos son delgados y flexibles, lo que les permite abrir bien la boca para poder engullir a las presas rápidamente. Pueden llegar a comerse presas de hasta el doble de su tamaño. Uno de los rasgos más característicos, que solo está presente en las hembras, es un trozo de la espina dorsal que sobresale por encima de la boca en forma de caña de pescar. En la punta de esta antena hay una trampa luminosa que usan como anzuelo para atraer a las presas.Una especie cuanto menos curiosa, normalmente tienen un color entre gris oscuro y marrón, y suelen encontrarse en el océano Atlántico y en el Antártico, hasta 1500 metros por debajo de la superficie. Su tamaño varía entre los 20 centímetros y un metro de longitud, aunque la mayoría suele medir menos de 30 centímetros. Normalmente, pesan entre 1,5 kg y 2,5 kg aunque algunos pueden llegar a alcanzar los 50kg.

Por otra parte, aproximadamente existen más de 200 especies de rape, entre las más comunes se encuentran el rape blanco, que vive en agua saladas. Su carne es muy apreciada, ya que es suave y muy sabrosa. La cabeza se suele utilizar para la elaboración de distintos caldos.

¡Un auténtico manjar!

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>