El Buey de mar es sin duda uno de los mariscos más sabrosos que podemos encontrar. Su aspecto es similar al de un cangrejo, y está considerado como el mayor cangrejo europeo ya que su peso varía entre 300g y 5 kilos. Su caparazón mide entre 10 y 25 cm es duro y liso como el de la piel de un buey, de ahí su nombre, y con tonos pardos y rojizos que varían en función de la proximidad del período de muda.
Tiene en total 10 patas. Las delanteras son dos grandes pinzas negruzcas que utilizan para romper y alimentarse de caparazones y conchas. Las demás son más pequeñas y peludas. Aunque por su gran tamaño puede parecer que se desplazan lentamente, lo cierto es que pueden caminar a gran velocidad y generalmente de lado. Para distinguir a una hembra de un macho hay que fijarse en la zona del abdomen, el de la hembra es redondo y el del macho es más alargado. Este cangrejo generalmente se encuentra en zonas del Mediterráneo y del Atlántico, de 1 a 30 metros de profundidad, salvo los de mayor tamaño que habitan a 100 metros.

En la gastronomía española es uno de los crustáceos más valorados debido a que su carne es exquisita y su textura inigualable. Es una carne rica en proteínas muy saludables y con muy pocas calorías ya que no tiene grasa. Además, contiene vitaminas B y minerales como el calcio y el magnesio que son fundamentales para el funcionamiento de nuestros huesos y músculos. También posee yodo, un mineral que permite la regeneración de tejidos y el desarrollo de la glándula del tiroides.

Una importante especie, con grandes beneficios. ¡Grande en todos los sentidos!

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>