La fritura es una de las técnicas que más triunfa en nuestra cocina, y es que resulta muy difícil resistirse a ese mordisco crujiente lleno de sabor. Pero, ¿cómo nace la fritura?

Se dice que esta forma de cocinar nació durante la Antigüedad, en Egipto, alrededor del año 2.500 a.c.. Los griegos fueron otra de las civilizaciones que adoptaron este tipo de cocinado, ya que el aceite de oliva estaba muy presente en su gastronomía, y por eso comenzaron a freír. Con el tiempo, a mediados del siglo XVI se introdujo en la cultura japonesa como la tempura, podríamos denominarla como la versión clásica del pescado frito. Técnicamente la fritura es un tipo de cocción seca: los alimentos se sumergen en un baño de aceite a temperaturas muy elevadas, normalmente oscilan entre 150º y 180 º. Entre todos los tipos de fritura que existen, la fritura de pescado es sin duda de las más deliciosas. A la hora de cocinarlo es fundamental echar el pescado una vez el aceite alcance su máxima temperatura y a la hora de servirlo es importante escurrir bien el pescado frito para obtener un rebozado muy crujiente y nada grasiento.

En Bálamo, podrás disfrutar de una gran variedad de frituras: de boquerones, pijotas, acedías, salmonetes, delicias de merluza, rejos, cazón, chipirón, chopitos o nuestra especial fritura variada.

¡Crujientes bocados de mar!

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>