Si conoces bien Bálamo, probablemente en alguna de tus visitas hayas podido conocer nuestras patatas fritas estilo chip. Unas patatas que dan mucho de qué hablar, especialmente por su enorme tamaño. Muchos nos preguntáis dónde se pueden comprar, pero es que… ¡las hacemos nosotros!

En nuestra oferta gastronómica queríamos sorprenderos con unas patatas fritas diferentes. Tras mucho probar, llegamos a esta receta para poder crear el acompañante perfecto para cualquier plato y que además se puede pedir como ración. Todo un manjar que servimos siempre recién hechas.

Las deliciosas chips caseras que ponemos con algunos platos, como el lomo de vaca, las hacemos entre los fogones de la cocina de Bálamo. Para ello nos ayudamos de dos máquinas especiales para hacer las mejores patatas fritas: una para pelar las patatas y otra para cortarlas. El truco está en esta última, cuanto más finas sean las rodajas más crujientes quedarán luego.

Una vez tenemos estas patatas ya cortadas en rodajas, las tenemos que freír. Recomendamos utilizar siempre aceite de oliva virgen extra para tener el mejor de los resultados. Unos siete minutos suelen ser necesarios para tener nuestras patatas listas, pero puede depender de la cantidad, el grosor, la temperatura del aceite… ¡hay que tener buen ojo!

Finalmente, cuando las sacamos, como en todas las casas, las colocamos encima de una servilleta para que escurra bien el aceite. Ya sólo queda añadir sal y están más que listas para ponerlas como guarnición o para comerlas como aperitivo. ¡No te olvides de que si te gustan puedes pedir una ración entera de nuestras patatas caseras!

Así es como nuestras patatas pasan a ser esas deliciosas chips caseras crujientes que muchos deseáis. Si seguís nuestros pasos seguro que en casa os salen tan bien como a nosotros, ¡y sorprenderás a todos con estas chips caseras! Para ver la receta completa, mira este vídeo que hicimos haciendo click aquí.

Haz tu reserva pinchando aquí.

<º))))>< Sigue nuestra estela ><((((º>